La enfermedad de las encías es, junto a la caries dental, la causa principal de pérdida de piezas dentales.


Con este dato iniciamos este post. La enfermedad de las encías es, junto a la caries dental, la causa principal de pérdida de piezas dentales. Esta dolencia también conocida como “piorrea” afecta a 7 de cada 10 pacientes a partir de los 40 años y en la mayoría de los casos se desarrolla por no controlar la placa bacteriana que se acumula alrededor de los dientes. Este “no control” de la placa llega a inflamar las encías y puede causar muchos problemas bucodentales.

¿Gingivitis o Periodontitis?

Si la afectación es más leve o más profunda, hablamos de gingivitis o de periodontitis.

Gingivitis: es una inflamación superficial de la encía. El sangrado es su principal señal de alerta y si no se trata adecuadamente, puede progresar a periodontitis.

Periodontitis: es una infección más profunda de la encía, que se despega del diente, formando así las bolsas periodontales. Debido a esta infección, se pierde el hueso que sujeta al diente.

Para evitar los efectos de las dolencias periodontales, es necesario mantener una correcta higiene oral: utilizar seda dental, acudir al odontólogo para realizarse limpiezas bucales periódicas y aplicar una técnica de cepillado adecuada comola técnica Stillman modificada  que nos cuenta nuestra higienista Ana Chaves en el siguiente video: 


¿Cuáles son los síntomas de la Periodontitis?

Si descuidamos la salud de nuestra boca y no seguimos estos hábitos de higiene diarios, los síntomas pueden empezar a aparecer. Al principio, los síntomas no causan dolor y pueden pasar desapercibidos llegando a diagnosticarse tarde.

Para que puedas identificarlos, te enumeramos los signos más frecuentes:

  • Sangrado de encías: Es uno de los signos más comunes. El sangrado puede aparecer al cepillado, al pasar el hilo dental, comer una manzana, etc… Si la encía estuviera sana, no debería sangrar. En el caso de los fumadores, este síntoma está enmascarado porque el tabaco bloquea gran parte de la llegada de sangre a las encías, pero que no sangren no significa que no pueda padecer piorrea.
  • Encías inflamadas y de color rojo brillante
  • Mal aliento: Aparece como consecuencia de un cúmulo de bacterias por debajo de la encía y el sarro.
  • Movilidad dental: Notas los dientes cada vez más sensibles y parece que no estén fijos.Este síntoma se debe a que la enfermedad empieza a afectar al hueso y los dientes pierden parte de su sistema de sujeción.
  • Retracción de encías: Los dientes se ven cada vez más largos, llegando a verse la raíz del diente.
  • Aumento de la sensibilidad de las encías: Las raíces de los dientes que quedan expuestas por la retracción, al no tener esmalte, son más sensibles al frio y al calor.
  • Desplazamiento de los dientes: Los dientes cambian de posición o aumenta el espacio entre ellos dejando “huecos negros” por la debilidad del hueso que lo sustenta.
  • Pérdida de los dientes: aparece en las fases más avanzadas de la Periodontitis, cuando transcurre mucho tiempo sin tratamiento. En estos casos la enfermedad ha progresado de tal manera que se ha destruido la totalidad del hueso y la encía que rodean al diente.

La Periodontitis afecta a la salud en general

Debemos tener en cuenta que numerosos estudios han demostrado que la Periodontitis, además de afectar a nuestra boca, puede dar lugar a enfermedades cardiovasculares, diabetes, partos prematuros y otras dolencias que de no ser diagnosticadas pueden ocasionarnos severos problemas de salud.

Por todo ello, es muy importante intentar prevenirla y tratarla a tiempo. Realizarnos un control periódico por parte de nuestro dentista de confianza y visitar al periodoncista para el pronóstico de la enfermedad periodontal.


Pide cita

Si padeces alguno de estos síntomas, te invitamos a PEDIR CITA con nuestros especialistas. Estudiaremos tu caso y te recomendaremos un tratamiento para solucionar tu problema de manera rápida y eficaz.

«La cavidad oral es una de las zonas más afectadas durante el embarazo».


La cavidad oral es una de las más afectadas durante el embarazo. Esto es debido a que durante el periodo de gestación el cuerpo sufre una serie de cambios hormonales y de comportamiento que afectan a la salud bucodental provocando un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Por tanto, es muy importante que las futuras madres extremen los cuidados para mantener una boca sana y así prevenir enfermedades como la gingivitis, caries o erosión dental.

Existen diversos mitos relacionados con la salud oral y el embarazo. Son muchas las ocasiones en las que alguna de nuestras pacientes nos plantea sus dudas, por lo que como profesionales debemos evitar ideas equivocadas como la de que “cada embarazo nos costará un diente”.

Como ya hemos destacado anteriormente, durante todo el embarazo es muy importante extremar los cuidados de la boca y mantener una dienta sana y equilibrada.

Contrariamente a las creencias populares, el bebé no obtiene el calcio de los dientes de su madre. Cuando el bebé necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.


Extremar el cuidado de la salud bucal

Durante el embarazo, la mujer puede sufrir enfermedades de las encías o desarrollar caries. Ello es debido a que los cambios hormonales que se suceden a lo largo del este periodo pueden afectar a la encía originando gingivitis, así como los cambios en la composición de la saliva durante el final de proceso y la lactancia pueden predisponer a la erosión y la caries dental.

Para evitar este tipo de complicaciones, es recomendable evitar comer alimentos dulces y/o de consistencia pegajosa (chucerías, bollería…) y tener en cuenta que el mantenimiento bucal es esencial para el control de caries y reducir la transmisión bacteriana al bebé.



La gingivitis durante el embarazo

La gingivitis es una inflamación de las encías que puede provocar dolor generalizado de la boca, enrojecimiento, sangrado y mal aliento. Los problemas de las encías aparecen a menudo durante el segundo mes del embarazo, suelen ser máximos en el octavo mes y mejoran tras el parto. Si antes del embarazo ya se tenían problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

Los cambios hormonales del embarazo no podemos controlarlos pero sí está en nuestra mano evitar el aumento de placa y el riesgo de gingivitis cepillándonos los dientes y encías cada día tras cada comida y acudiendo al dentista para realizar una limpieza de boca en profundidad. El tratamiento periodontal es recomendable ya que reduce la enfermedad de las encías y los agentes patógenos.


Las embarazadas pueden recibir tratamiento dental

El embarazo no es una enfermedad por lo que la embarazada puede recibir el tratamiento dental que precise en cualquier momento del embarazo, aunque durante el segundo trimestre le resultará más cómodo y suele ser el momento ideal para realizar cualquier tipo de tratamiento.

Si estás embarazada, te recomendamos que durante las primeras semanas visites a tu dentista de confianza para conocer las medidas que debes tomar para evitar complicaciones. Seguir sus consejos te ayudará a mejorar la salud bucal durante el embarazo.



Pide cita

Si estás embarazada y deseas conocer el estado de tu salud bucal, te invitamos a que pidas una cita con nuestros especialistas y ellos estudiarán tu caso sin compromiso.