La ATM actúa como una bisagra que gira para que la mandíbula pueda moverse suavemente permitiéndonos realizar tareas como hablar, masticar e incluso bostezar.


La articulación temporomandibular (ATM) es una articulación que se encuentra presente en nuestra boca. Esta une la mandíbula con el resto del cráneo y actúa como una bisagra que gira para que podamos abrir y cerrar la boca. Al ser flexible, la ATM permite que la mandíbula pueda moverse suavemente de arriba abajo y de lado a lado permitiéndonos realizar tareas como hablar, masticar e incluso bostezar. Todo ello a través de una serie de músculos que se acoplan y rodean las articulaciones controlando su posición y movimiento.

¿Qué causa los trastornos de la ATM?

En ocasiones, el bruxismo puede ser leve e incluso no necesitar tratamiento, pero frecuentemente es suficientemente grave como para ocasionar verdaderos problemas.

Lamentablemente, los trastornos de la ATM son comunes. Se trata de alteraciones que causan dolor y disfunción en las articulaciones y en los músculos que controlan la mandíbula. Las causas más frecuentes son:

  • El bruxismo
  • El estrés o la ansiedad
  • Una lesión en la mandíbula o en la ATM
  • Cierto desgaste en el disco o el cartílago de la ATM

¿Cuáles son los síntomas?

Los principales síntomas de provocados por una inflamación de la ATM son:

  • Dolor de cabeza al despertar
  • Sensación de haber apretado los dientes por la noche
  • Dolor en la cara, mandíbula o cuello
  • Un sonido de “click” abrir y cerrar la boca
  • Bloqueo de la mandíbula

¿Cuál es el tratamiento?

A la hora de tratar estas dolencias, resulta fundamental diagnosticar entre los diferentes grados de patología existentes. Muchas veces estas alteraciones son transitorias y no empeoran. Estos casos sólo precisan un tratamiento sencillo para aliviar el malestar.

Entre sus posibles tratamientos encontramos:

  • Férulas de descarga (tratamiento menos invasivo).
  • Tratamiento quirúrgico con láser para mitigar el dolor articular y mejorar el pronóstico.


Pide cita

Si notas algunos de los síntomas antes mencionados y crees que puedes estar padeciendo esta dolencia, te invitamos a PEDIR CITA con nuestros especialistas.Estudiaremos tu caso y te ofreceremos la mejor solución posible.

Los “empastes plateados” siguen siendo muy frecuentes por su larga duración, resistencia y relación calidad – precio. 


Hoy en día, existen diversas opciones a la hora de realizar un empaste dental. Podemos encontrar nuevos tipos de empastes más naturales como los empastes de resina que respetan tanto el color como la estética del diente, y empastes dentales más tradicionales como los hechos de amalgama metálica (comúnmente conocidos como “empastes de color plata”).

Actualmente, se ha sustituido el uso de amalgamas dentales por otros materiales mucho mas estéticos, aunque estos “empastes plateados” siguen siendo muy frecuentes por su larga duración, resistencia y  relación calidad – precio.


Empaste de resina

Amalgama metálica

El mercurio que contiene la amalgama dental, ¿puede afectar a mi salud?


El color plateado de la amalgama surge de la combinación de varios metales: mercurio, plata, estaño y cobre. Y es aquí donde saltan las alarmas y surgen las preocupaciones.

Son muchos los pacientes que presentan amalgamas dentales en sus dientes y que nos consultan en la clínica sobre la necesidad de cambiárselas por su contenido en mercurio.

Si bien es cierto que cada vez más se está limitando el uso del mercurio por su alta toxicidad para el ser humano, es importante destacar que cuando el mercurio se combina con los otros materiales como la plata, el estaño y el cobre, se convierte en un material seguro y estable. Por lo tanto, todos aquellos pacientes que tengan amalgamas dentales, no deben preocuparse ya que el mercurio que contiene su empaste no supone ningún riesgo para su salud.

Son numerosos los estudios científicos que afirman la seguridad de la amalgama dental. La Asociación Dental Americana, los Centros de EE.UU. para el Control y Prevención de Enfermedades, La Administración de Comida y Droga de EE.UU. y la Organización Mundial de la Salud están de acuerdo que la amalgama dental es un material seguro y eficaz para el empaste dental.

Desde hace más de 150 años, los dentistas han utilizado, y siguen utilizando, este biomaterial  por ser la mejor opción para restaurar caries grandes o caries localizadas en los dientes posteriores donde se necesita mucha fuerza para masticar y, hasta la fecha, no hay evidencias científicas que demuestren que la amalgama dental puede suponer un riesgo para la salud.


Pide cita

Aún así, si deseas retirarte tus antiguas amalgamas dentales y cambiarlas por unas reconstrucciones estéticas sin presencia de metales, pide tu cita con nuestros especialistas y ellos valorarán el estado de tu salud bucal sin compromiso.

El bruxismo es un trastorno muy común

padecido por más del 60% de la población.


El bruxismo es el término con el que se denomina el hábito involuntario de apretar o “rechinar” los dientes, ya sea durante el día (bruxismo diurno) o mientras se duerme (bruxismo nocturno), pudiendo llegar a provocar el desgaste o fractura dental.

Se trata de un trastorno muy común y frecuente padecido por más del 60% de la población. Y aunque no hay una causa única, suele estar asociado, principalmente, al estrés y la ansiedad al que estamos sometidos día a día.


“Esta dolencia no solo resulta molesta sino que puede llegar a producir destrucción dental”


En ocasiones, el bruxismo puede ser leve e incluso no necesitar tratamiento, pero frecuentemente es suficientemente grave como para ocasionar verdaderos problemas como:

  • Dolor mandibular y de oído
  • Sobrecarga en la Articulación Temporomandibular (limitando la apertura de la boca)
  • Dolor cervical y de toda la cabeza
  • Molestias o sensación de cansancio en la cara
  • Hipersensibilidad dental
  • Movilidad, desgaste y fractura dental


¿Cuáles son sus causas?

Al tratarse de un hábito inconsciente, es habitual que pase mucho tiempo en detectarse debido a que el bruxista no se da cuenta y no acude al especialista hasta que se lo indica su entorno (por el molesto ruido que emite al rechinar los dientes al dormir), comienzan los dolores de cabeza o los bloqueos de mandíbula.

Durante el día la sintomatología es más evidente. El problema surge cuando se padece durante la fase de sueño, que es cuando es más difícil de controlar y puede provocar serios problemas.

Los factores que influyen en que el bruxismo cause dolor y otros problemas, pueden variar de una persona a otra. A continuación, enumeramos los más frecuentes:

  • El nivel de estrés
  • Cuánto tiempo y qué tan fuerte aprieta y rechina sus dientes
  • Si los dientes están desalineados
  • Su postura
  • Su capacidad de relajarse
  • Su dieta
  • Sus hábitos al dormir


¿Cuál es el tratamiento?

Para tratar el bruxismo se utilizan las férulas de descarga, unas placas de plástico transparentes con las que se evita que los dientes de arriba y de abajo entren en contacto entre ellos y se produzca un desgaste. Además, permite que los músculos pierdan la costumbre de realizar presión y se relajen.

La férula de descarga es una manera práctica y sencilla que puede evitar el bruxismo durante las noches. Se fabrica de forma personalizada, con la forma de los dientes del paciente, para se ajuste de manera perfecta y su eficiencia sea total.


Pide cita

Si notas algunos de los síntomas mencionados y crees que puedes estar padeciendo esta dolencia, te invitamos a pedir cita con nuestros especialistas. Estudiaremos tu caso y te ofreceremos la solución que mejor se adapte a tus necesidades.