La falta de piezas dentales influyen en el estado de ánimo aumentando la baja autoestima, inseguridad… incluso pueden provocar un bloqueo emocional.


Un golpe, una mala caída, una mala higiene dental o una enfermedad como la periodontitis, pueden provocar que a lo largo de nuestra vida podamos perder algunas piezas dentales. A pesar de que a día de hoy restaurar una pieza dental tiene fácil solución, algunas personas dejan pasar el tiempo y optan por no sustituir el diente perdido. Esto, además de los problemas estéticos que origina, puede dar lugar a todo tipo de enfermedades bucodentales. Por ello, es importante no dejarlo pasar y poner en marcha un plan de acción antes de que las consecuencias sean mucho peores.

¿Qué problemas causa la ausencia de dientes?

1. El resto de los dientes pueden verse afectados

 El simple hecho de que un diente tenga que soportar mayor carga hace que se resienta, afectando al propio diente y a las siguientes piezas. Además, fomentará el acceso de bacterias y la aparición de deformaciones de la estructura dental, ocasionando enfermedades como la gingivitis o periodontitis y acelerando la pérdida de otras piezas dentales.

2. Desplazamiento de los dientes al masticar

Si nos falta un diente, el resto de dientes deberán trabajar más, lo que puede producir una sobrecarga que conlleve desgastes y desplazamientos que modificarán las posiciones del resto de las piezas.

3. Encías enfermas

No tener dientes afecta directamente al hueso alveolar, que es el que se encuentra por debajo de las piezas. Éste necesita de la estimulación de la masticación para mantener su forma y densidad, por lo que, si este proceso no se lleva a cabo, el hueso se reduce y afecta a las encías.

4. Falta de autoestima

Cada vez es mayor el número de personas preocupadas ya no solo por su salud dental sino a la vez por la estética de su boca. Los efectos de la falta de piezas dentales influyen en el estado de ánimo aumentando la baja autoestima, inseguridad… derivados de las alteraciones que provocan la ausencia de dientes: dificultades a la hora de hablar, dificultad a la hora de masticar o cohibirse al sonreír, lo que puede provocar un bloqueo emocional.

¿Cómo solucionarlo?

Ante la pérdida definitiva de una pieza dental, el tratamiento recomendado son los implantes dentales.

Los implantes dentales son prótesis que permiten sustituir de manera definitiva los dientes perdidos y recuperar la estética de la boca y de la cara. Su funcionamiento es casi idéntico al de los dientes naturales, por eso con los implantes dentales recuperará los dientes fijos y con ellos la confianza para comer y una sonrisa mejor que la de muchos dientes naturales.


Pide cita

Si has sufrido una pérdida dental y buscas una solución, te invitamos a PEDIR CITA con nuestros especialistas. Estudiaremos tu caso y te recomendaremos un tratamiento para solucionar tu problema de manera rápida y eficaz.