La lengua es quizá uno de los músculosmás importantes de nuestro cuerpo.

Si nos paramos a pensar, la lengua es imprescindible en algunos de los hábitos más necesarios de nuestro día a día: masticar, tragar, saborear los alimentos, hablar… y lo más curioso es que sigue siendo la gran olvidada de la limpieza bucodental.

En la lengua, por su anatomía, es donde se acumulan el mayor número de bacterias de nuestra boca y esto puede ocasionar problemas de salud oral y mal aliento. Para evitarlo, debemos incluir en nuestro cepillado dental la limpieza de la zona de la lengua y así eliminar los restos que se acumulan diariamente en ella.


Es muy importante tener en cuenta que si no limpiamos nuestra lengua correctamente nuestro cepillado no habrá servido de nada”. 


¿Cómo debemos limpiar la lengua?

Limpiarse la lengua es muy fácil y nos aporta numerosos beneficios.

Al finalizar el cepillado de los dientes, sacamos la lengua y colocamos el cepillo o el raspador lingual lo más posterior que podamos y realizamos un barrido hacia la punta. Es importante realizar este paso varias veces sin ejercer demasiada presión para asegurarnos de llegar a todas las partes.

Finalmente, para reforzar nuestra higiene oral añadimos a nuestro cepillado un colutorio. Este complemento actúa atacando a las bacterias de nuestra boca y nos ayudará a mantener una higiene oral más completa y un aliento más fresco.

Existen muchos tipos de colutorios cuya composición varía en función de las necesidades de cada paciente. Para saber qué colutorio es el más adecuado en cada caso, debemos preguntar a nuestro dentista de confianza y él nos recomendará aquel que encaje con nuestras necesidades de higiene oral.

Consejos para un correcto cepillado lingual

En este vídeo podrás visualizar la mejor forma de cepillarte la lengua para eliminar todas las bacterias acumuladas. En Punto Dental te recomendamos que realices esta práctica dos veces al día.

Como vemos, mantener una correcta higiene de nuestra lengua es muy sencillo. Si nos acostumbramos a eliminar diariamente las bacterias que se acumulan en ella, evitaremos problemas en nuestra salud bucal y reduciremos el mal aliento.