¿Qué son los implantes dentales?


Seguridad y firmeza

Los implantes dentales son aditamentos, como raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa, capaces de integrarse hasta el punto de convivir de forma sana y totalmente natural con el resto de los tejidos de la boca.

Actualmente están fabricados preferentemente de titanio químicamente puro y actúan como sustitutos de las raíces dentales. Tras su colocación dentro del maxilar o de la mandíbula sirven para que, una vez estén integrados en el hueso, den soporte a los nuevos dientes artificiales que irán unidos a ellos.

Cada implante hace las funciones de raíz artificial sobre la cual se asentará la corona o prótesis dental y en él podemos distinguir, a semejanza del diente natural.

¿Cuándo optamos por la colocación de implantes dentales?


Hay que examinar y valorar a cada paciente, para conocer la opción más adecuada.

Optamos por la colocación de implantes dentales cuando se pretende reponer dientes con estabilidad similar o incluso superior a la de los dientes naturales perdidos, evitando utilizar dientes adyacentes. Rehabilitar la boca funcional y estéticamente con calidad y precisión.

Obtener un anclaje para las prótesis dentales móviles, aportando la estabilidad necesaria para dar confort y seguridad, como si fueran prótesis fijas.

Conseguir que el hueso de los maxilares mantenga su función y no pierda volumen por reabsorción, evitando de esta forma el deterioro de los tejidos y el aspecto de cara envejecida por formación de pliegues y arrugas.

Posibilitar anclajes que permitan efectuar otros tratamientos como los ortodónticos u ortopédicos y que, de otra forma, en ocasiones serían imposibles de realizar.