La enfermedad de las encías es, junto a la caries dental, la causa principal de pérdida de piezas dentales.


Con este dato iniciamos este post. La enfermedad de las encías es, junto a la caries dental, la causa principal de pérdida de piezas dentales. Esta dolencia también conocida como “piorrea” afecta a 7 de cada 10 pacientes a partir de los 40 años y en la mayoría de los casos se desarrolla por no controlar la placa bacteriana que se acumula alrededor de los dientes. Este “no control” de la placa llega a inflamar las encías y puede causar muchos problemas bucodentales.

¿Gingivitis o Periodontitis?

Si la afectación es más leve o más profunda, hablamos de gingivitis o de periodontitis.

Gingivitis: es una inflamación superficial de la encía. El sangrado es su principal señal de alerta y si no se trata adecuadamente, puede progresar a periodontitis.

Periodontitis: es una infección más profunda de la encía, que se despega del diente, formando así las bolsas periodontales. Debido a esta infección, se pierde el hueso que sujeta al diente.

Para evitar los efectos de las dolencias periodontales, es necesario mantener una correcta higiene oral: utilizar seda dental, acudir al odontólogo para realizarse limpiezas bucales periódicas y aplicar una técnica de cepillado adecuada comola técnica Stillman modificada  que nos cuenta nuestra higienista Ana Chaves en el siguiente video: 


¿Cuáles son los síntomas de la Periodontitis?

Si descuidamos la salud de nuestra boca y no seguimos estos hábitos de higiene diarios, los síntomas pueden empezar a aparecer. Al principio, los síntomas no causan dolor y pueden pasar desapercibidos llegando a diagnosticarse tarde.

Para que puedas identificarlos, te enumeramos los signos más frecuentes:

  • Sangrado de encías: Es uno de los signos más comunes. El sangrado puede aparecer al cepillado, al pasar el hilo dental, comer una manzana, etc… Si la encía estuviera sana, no debería sangrar. En el caso de los fumadores, este síntoma está enmascarado porque el tabaco bloquea gran parte de la llegada de sangre a las encías, pero que no sangren no significa que no pueda padecer piorrea.
  • Encías inflamadas y de color rojo brillante
  • Mal aliento: Aparece como consecuencia de un cúmulo de bacterias por debajo de la encía y el sarro.
  • Movilidad dental: Notas los dientes cada vez más sensibles y parece que no estén fijos.Este síntoma se debe a que la enfermedad empieza a afectar al hueso y los dientes pierden parte de su sistema de sujeción.
  • Retracción de encías: Los dientes se ven cada vez más largos, llegando a verse la raíz del diente.
  • Aumento de la sensibilidad de las encías: Las raíces de los dientes que quedan expuestas por la retracción, al no tener esmalte, son más sensibles al frio y al calor.
  • Desplazamiento de los dientes: Los dientes cambian de posición o aumenta el espacio entre ellos dejando “huecos negros” por la debilidad del hueso que lo sustenta.
  • Pérdida de los dientes: aparece en las fases más avanzadas de la Periodontitis, cuando transcurre mucho tiempo sin tratamiento. En estos casos la enfermedad ha progresado de tal manera que se ha destruido la totalidad del hueso y la encía que rodean al diente.

La Periodontitis afecta a la salud en general

Debemos tener en cuenta que numerosos estudios han demostrado que la Periodontitis, además de afectar a nuestra boca, puede dar lugar a enfermedades cardiovasculares, diabetes, partos prematuros y otras dolencias que de no ser diagnosticadas pueden ocasionarnos severos problemas de salud.

Por todo ello, es muy importante intentar prevenirla y tratarla a tiempo. Realizarnos un control periódico por parte de nuestro dentista de confianza y visitar al periodoncista para el pronóstico de la enfermedad periodontal.


Pide cita

Si padeces alguno de estos síntomas, te invitamos a PEDIR CITA con nuestros especialistas. Estudiaremos tu caso y te recomendaremos un tratamiento para solucionar tu problema de manera rápida y eficaz.

Ahí va un decálogo de consejos para los padres:


1. Aprende a explorar las encías de tus hijos: una boca sana comprende la parte blanca: los dientes, y la parte rosa: las encías y mucosa

2. Ten siempre presente que la prevención de las enfermedades periodontales del niño repercutirán sobre su salud odontológica y general cuando sea adulto

3. Si al salir los dientes temporales, tu hijo sufre malestar, no utilices productos con lidocaína o benzocaína, para aliviarles utiliza métodos tradicionales como mordedores

4. Una encía sana es de color rosa, firme y adherida a los dientes; una encía que ha cambiado su color (ha oscurecido), pierde su consistencia (movilidad dental) y sangra es una encía enferma

5. El cepillado es la clave de la prevención; convierte ese momento, en un momento de juego y diversión con tus hijos

6. Cepíllale los dientes, al menos, dos veces al día

7. Utiliza reveladores de placa que te permita valorar cómo le estás cepillando los dientes a tu hijo, y como lo está haciendo él

8. No olvides observar a tu hijo en busca de hábitos que puedan tener repercusiones en su boca y en su encía como dañarse mordiendo bolígrafos o juguetes

9. Si padeces periodontitis (enfermedad de las encías) es conveniente que tu hijo entre en un programa preventivo, la periodontitis se contagia de padres a hijos por medio de la saliva

10. Las visitas periódicas a tu dentista y periodoncista te ayudarán a mantener la salud de las encías de tus hijos.


Pide cita

Te recomendamos que la primera visita de los niños al dentista sea al cumplir un año y luego haya una revisión anual.

Si crees que tu hijo puede padecer enfermedad periodontal, te invitamos a pedir cita con nuestros especialistas. Estudiaremos su caso y le ofreceremos la solución que mejor se adapte a sus necesidades.

PEDIR CITA

Numerosos estudios relacionan la Periodontitis

con las enfermedades cardiovasculares.


Hoy en día son numerosos los estudios que relacionan directamente la cavidad oral con el resto del organismo. El motivo de asociar la periodontitis con las enfermedades cardiovasculares se debe a que en los últimos años se ha determinado que las bacterias que producen las infecciones bucales prodrían intervenir en la formación de ateromas y trombos coronarios.

Estas bacterias, que se acumulan en la superficie de los dientes y encías, provocan lesiones en aquellos pacientes susceptibles y pueden pasar al torrente sanguíneo afectando a otros órganos del cuerpo como el corazón, desencadenando de esta manera diferentes patologías cardiovasculares.

Se demuestra que existe esta asociación entre la periodontitis y la enfermedad cardiovascular debido a que la infección es crónica y en ella participan bacterias muy agresivas que han sido identificadas en paredes arteriales cercanas al corazón.

Reducir bacterias y eliminar el biofilm, tanto por arriba como por debajo de la línea de las encías, es una parte esencial para la salud oral y sistémica. Esto puede lograrse con el curetaje y alisado radicular tradicional, además de un excelente cuidado en casa.


«Debemos tener en cuenta que el no realizar un adecuado mantenimiento periodontal puede tener consecuencias más allá de la cavidad bucal«


Factores clave para prevenir la Periodontitis

Para ello, debemos apostar por mantener una correcta higiene bucodental  y realizar visitas periódicas a nuestro dentista de confianza para tener nuestra boca en buen estado y evitar a aparición de la periodontitis y otras enfermedades similares como la gingivitis.

También es clave la prevención mediante la modificación de factores de riesgo, tales como la alimentación sana, el ejercicio y el no fumar.


Pide cita

Los expertos recomiendan que aquellos pacientes que padezcan patologías cardiovasculares informen a su dentista y se sometan a controles bucodentales cada seis meses.

Si crees que puedes padecer enfermedad periodontal, te invitamos a pedir cita con nuestros especialistas. Estudiaremos tu caso y te ofreceremos la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

PEDIR CITA