Los dientes de leche son muy importantes
para la salud y desarrollo de los niños. 


Los dientes de leche o primarios tienen varias funciones en la boca de los más pequeños: les ayudan a masticar bien, a hablar correctamente y a sonreír con confianza, por lo que son vitales para su salud y desarrollo. También guardan espacio en las mandíbulas para cuando salgan los dientes permanentes que están creciendo debajo de las encías.

Los padres deben saber que tener unos dientes de leche sanos, permite a sus hijos un recambio dentario correcto. Cuando un niño pierde un diente de forma prematura (normalmente debido a la caries), puede provocar problemas en la dentición permanente como que los dientes adultos salgan torcidos o apiñados. Por eso, instruirlos en la adecuada higiene diaria de cepillado es muy importante para ayudarles a proteger los dientes en el futuro y para adquirir esa conducta higiénica adecuada que mantendrán toda su vida y que será muy beneficiosa para ellos.


Qué ocurre cuando no cuidamos los dientes de leche

Los dientes, cuando erupcionan, lo hacen “limpios” de bacterias. La aparición de la caries está asociada a diferentes factores: dieta rica en azúcares, mala higiene oral, el tipo de bacterias presentes en la boca y la susceptibilidad de la persona.

Son muchas las personas que caen en el error de pensar que los dientes de leche no merecen un cuidado diario ya que se tratan de piezas dentales que se van a caer.

En este caso, queremos remarcar que los dientes de leche guían a los permanentes, por lo que si una caries con infección no se trata ésta irá avanzando hasta el hueso y alcanzará la pieza definitiva causando un daño permanente.


Caries en un diente de leche, ¿se le tiene que empastar?

Sin duda, esta se trata de la pregunta del millón. Y la respuesta es… Sí, los dientes de leche se deben empastar. Ahora bien, debemos tener en cuenta el momento vital en el que el niño o niña se encuentre.

Si el diente de leche está a punto de caerse, es evidente que no tiene ningún sentido empastarlo, ya que aparte del coste económico que supone nos encontramos con el sufrimiento, tanto físico como psicológico, al que sometemos al niño o niña de forma innecesaria.

Sin embargo, si la caries dental se detecta prematuramente y la visita del Ratoncito Pérez está aún lejana en el tiempo, es más que conveniente empastar el diente de leche y evitar así males mayores, que afectarán a su vida adulta.

PEDIR CITA