Carillas estéticas, una sonrisa de cine sin ortodoncia


Carillas estéticas, una sonrisa de cine sin ortodoncia


Cada vez son más las personas que desean cuidar la estética de su sonrisa y lucir unos dientes bien alineados. Para presumir de una boca perfecta existen múltiples opciones y las carillas dentales son uno de los tratamientos más demandados hoy en día.


“Con las carillas puedes mejorar el aspecto de tu sonrisa de una forma rápida y mínimamente invasiva”.


Si estás buscando cómo mejorar tu sonrisa, una de las mejores opciones son las carillas de composite. Estas, también llamadas carillas de resinas compuestas, son una alternativa excelente a las carillas de porcelana. Con este tratamiento obtendrás resultados estéticos increíbles de forma económica, rápida y segura.

¿Cómo se diseñan las carillas de composite?

Para diseñar carillas de composite es necesario un alto nivel de conocimiento por parte del especialista. Algunos autores se refieren a esta técnica como “escultura dental” porque de lo que se trata es de darle artesanalmente a cada diente la forma y características idóneas para conseguir la sonrisa deseada.

Confección de las carillas de composite

La confección de este tipo de carillas se realiza mediante la colocación de capas de resinas compuestas que se modelan artesanalmente sobre los propios dientes dándole la forma deseada. Además, el especialista en estética dental debe ser capaz de, mediante tintes y colores, darle la similitud y el mimetismo de los demás dientes.

Toda esta técnica, requiere de una gran destreza manual y una parte artística por parte del especialista para poder lograr sonrisas completamente naturales.

¿Qué problemas soluciona?

Las carillas de composite están especialmente indicadas para varios casos:

  • Fracturas dentales
  • Dientes oscuros o manchados
  • Dientes desgastados
  • Corregir espacios entre los dientes
  • Corregir la forma de los dientes
  • Alinear la dentadura

¿Cómo me beneficia?

Al tratarse de un tratamiento mínimamente invasivo, no requiere preparación previa ni anestesia. Una vez colocada la carilla en la boca del paciente, este puede hacer vida normal de inmediato.

¿Es doloroso?

No, en absoluto. Es un tratamiento completamente indoloro. El hecho de que se respete el diente al máximo es precisamente uno de los motivos por los que los pacientes no perciben absolutamente nada de molestias durante el tratamiento.

Si deseas mejorar el aspecto de tu sonrisa, solicita una cita con nuestros especialistas.